Recibí reporte de una anciana de 79 años con cáncer generalizado en etapa terminal, a su lado una señora que según me habían dicho había estado sentada a su lado prácticamente día y noche, tenía una mirada triste y le hablaba a la paciente en un tono suave, sentía que le daba mucha tranquilidad a pesar que la paciente prácticamente estaba dormida, le pregunte que relación tenia con la paciente y ella contesto, “Es mi mejor amiga, compartimos muchas cosas y tenemos bellos recuerdos”. Luego pregunte sobre la familia, inmediatamente contesto: “Esta maravillosa mujer es madre de 8 hijos, se que los cuido muy bien y desgraciadamente ninguno fue tan bueno de llevársela a su casa, he escuchado muchos pretextos, conozco miles de excusas, y no he visto ninguna acción, todos tienen un mundo agitado y nadie puede hacer un espacio en su apretada agenda, sin embargo yo vi como ella fue capaz de darles lo mejor de su vida sin ninguna condición…”

Historias como estas se repiten en el mundo entero ojalá no estuviésemos expuestos a ver esta dura realidad sin embargo como enfermeros somos testigos de la crueldad que es capaz de existir, “UNA MADRE PUEDE CON 8 HIJOS, Y 8 HIJOS NO PUDIERON CON ESTA MADRE”

Hagamos un mundo mejor, cambiemos nuestras prioridades por lo que realmente lo es y no vivamos un mundo de fantasía.

EXTIENDE TU MANO A QUIEN LO NECESITE SI ES TU MADRE CON MAYOR RAZÓN.

Anuncios