Por: Maricarmen Alfaro

La colaboración ha sido descrita, en el contexto del cuidado de la salud, como un proceso complejo por el cual profesionales interdependientes trabajan en conjunto para proporcionar cuidado a los pacientes.

Los estudios han mostrado que el equipo de trabajo que colabora de manera efectiva está asociado con niveles más altos de satisfacción personal y profesional, lugares de trabajo más saludables y niveles más bajos de estrés.

Varios factores pueden influir en la colaboración, incluyendo aquellos a nivel individual y organización. Los factores individuales incluyen un deseo de colaborar, el deseo de alcanzar una meta común, poseer habilidades de comunicación efectiva y tener confianza y respeto mutuo por las contribuciones profesionales de otros. A nivel de la organización, es importante contar con liderazgo que apoye la práctica en colaboración, proporcionando recursos tales como tiempo y espacio para que los individuos desarrollen y mantengan relaciones interpersonales necesarias para la colaboración.

Además de los factores anteriores, se ha encontrado que la interacción social puede influir en la colaboración entre los profesionales de la salud. La interacción social es descrita como un proceso en donde la información es intercambiada entre individuos involucrados en una relación amistosa. Los estudios han mostrado que los individuos requieren alguna forma de interacción social a fin de involucrarse de manera exitosa en la práctica en colaboración.

La colaboración entre los profesionales de la salud, incluyendo enfermeras y enfermeros, es un elemento esencial en la realización de un cuidado de alta calidad al paciente y la creación de ambientes de trabajo saludables. Colaborar de manera efectiva es una responsabilidad profesional y una competencia que aplica a todo el personal de enfermería. Dado que los enfermeros pasan más tiempo trabajando juntos en relaciones colaboradoras que cualquier otro profesional de la salud, hay continuos estudios que exploran cómo enfermeros y enfermeras perciben sus interacciones sociales entre sí y los factores que influyen en dichas interacciones en su práctica en colaboración.

El tema Conocerte es confiar en Tí resalta la importancia de la interacción social como medio de desarrollar y mantener la confianza en una relación en colaboración. La confianza, como elemento clave de la práctica, se forja con el tiempo a través de las interacciones profesionales y sociales regulares.

Los enfermeros, independientemente del antecedente generacional del que provengan, necesitan ser capaces de colaborar con los demás de una manera honesta a fin de proporcionar un cuidado de calidad a sus pacientes. Actitudes generaciones hacia la ética del trabajo, los valores y la resolución de problemas, si no se resuelven, podrían llevar a conflictos laborales que a su vez derivarían en ausentismo y mayor rotación de personal.

Los líderes en enfermería deben asegurarse de que los enfermeros reciban de manera regular sus descansos y comidas, proporcionando niveles de personal apropiados y asignaciones de carga de trabajo con pacientes que sean razonables, pues esto no solamente motiva la interacción social, sino que mejora la colaboración.

Más aún, los líderes deben motivar la interacción social a través de la asignación de tiempo adicional de interacción en las reuniones de programa, de staff y profesionales. Por ejemplo, las reuniones de staff podrían extenderse 15 minutos con el propósito central de facilitar las oportunidades de interacción social informal y/o promover una cultura de colaboración entre enfermeros. Esta acción deliberada motiva la formación del equipo, construye relaciones y el desarrollo de habilidades de práctica colaboradora, necesarias para el trabajo exitoso.

Varias asociaciones profesionales de enfermeros recomiendan que los líderes manejen apropiadamente a aquellos que se reusan a colaborar y/o exhiben actitudes o comportamientos pobres de colaboración. El trabajo en colaboración es importante para el cuidado de paciente y la satisfacción en el trabajo. Es responsabilidad de los líderes corregir las relaciones interpersonales inefectivas entre enfermeros y enfermeras.

Aunque no es una labor sencilla de realizar, los enfermeros líderes deben lograr harmonizar el ambiente de interacción social entre su personal, pues estas habilidades interpersonales son necesarias para la colaboración; esto puede lograrse por comportamientos colaboradores con roles modelo, teniendo políticas y/o programas que apoyen un modelo de práctica en colaboración, proporcionar educación en los conceptos básicos de interacción social y trabajo en equipo, así como facilitar la aplicación de estos conceptos durante las actividades de interacción social y profesional.

Fuente:
Moore, J., Prentice, D. & McQuestion, M. Social Interaction and Collaboration among Oncology Nurses. Nursing Research and Practice, Volume 2015 (2015), Article ID 248067

Anuncios