Por: Yiuvany Aguilar

La autoestima, es un concepto continuamente utilizado en modelos de enfermería o incluso utilizado como tema central de numerosas teorías, sin embargo cuando buscamos definirlo de manera precisa surgen cientos de definiciones, aunque todas ellas tienen algunos puntos en común:

  1. La autoestima consta de dos factores en continua interacción: yo como persona (ideales, experiencia, educación, cultura, etc.) y el medio ambiente en el que me desenvuelvo.
  2. La autoestima es importante en todos los aspectos de la vida.
  3. La presencia de autoestima asegura el éxito profesional, promueve el crecimiento personal y nos hace eficientes para resolver problemas (conflictos laborales, enfermedades, etc.).
  4. La autoestima está relacionada con otros procesos o dimensiones como lo son la autoevaluación, el pensamiento crítico y la autodignidad.

Sin embargo, en esta búsqueda la definición que más me gusto es la de Blascovich & Tomaka por franca, a continuación se las presento:

“La autoestima es el sentido que un individuo tiene de su propio valor, es decir, el grado en el cual una persona se valora, o se gusta a sí misma”

La carrera de enfermería está basada tanto en clases teóricas como prácticas que tienen el fin de obtener las habilidades profesionales y clínicas y además desarrollar un sistema de valores. A lo largo del proceso de educación los estudiantes desarrollan una imagen de sí mismos, que inevitablemente afecta su autoestima, que tan favorable es la opinión de sí mismos y los sentimientos y valores positivos o negativos que se atribuyen después de la autoevaluación, se plantearán preguntas como “¿Cuál es mi utilidad?”, “¿Estoy capacitado para hacer esto bien?”, “¿Me he ganado esto?”. Para realizar la autoevaluación es indispensable un análisis correcto de la realidad, es decir apreciar sensatamente la información dentro y fuera de mí. Se ha observado que los estudiantes de enfermería que desarrollan la habilidad de análisis y pensamiento crítico son más seguros de sí mismos, tienen una mejor perspectiva del medio en el que se desenvuelven, son flexibles, indagadores y saben actuar con sentido común, lógicamente y con honestidad, y poseen una mente abierta.

El desarrollo de la autoestima está íntimamente ligado con la formación de la imagen personal (autoconcepto) y con la adquisición de los valores y creencias. El autoconcepto está influenciado por el rol laboral o social y por ende por todas las connotaciones o evaluaciones que los demás hacen de mi profesión, la identidad de sexo, la imagen corporal (¿Cómo me veo?), y la autovaloración de mis capacidades (¿Soy útil?”, “¿Soy hábil?”). Mientas que la adquisición de valores y creencias está relacionado con el grupo de pertenencia (familia, escuela y sociedad) y se definen durante la adolescencia.

La autoestima es un componente muy importante en las salud mental e incluso fisiológica del individuo. Los estudiantes que tienen un autoestima positiva son más flexibles y son capaces de aceptar sus debilidades así como sus fortalezas; son menos dependientes de relaciones personales y son menos despóticos. Mientras los estudiantes que tienen una autoestima negativa son propensos a utilizar mecanismos de defensa como la negación y represión y normalmente prefieren ignorar cualquier aspecto negativo de si mimos. La autoestima es el factor primordial que contribuye a los valores subjetivos del profesional de enfermería y juega un papel preponderante en el desarrollo del sistema de valores y la personalidad.

De lo anterior podemos deducir que la autoestima es muy importante para l@s enfermer@s ya que está íntimamente ligada a su habilidades de comunicación. Los estudiantes de enfermería con autoestima positiva tienen una mayor capacidad comunicativa lo que los llevo a desarrollar una relación efectiva y terapéutica con sus pacientes.

Debido a que los estudiantes de enfermería enfrentan muchos retos durante su años en la universidad es común que atraviesen un proceso de cambios en su desarrollo personal, incluyendo su autoestima. Solo si se les proporcionan las herramientas necesarias para autoevaluarse tendrán actitudes asertivas. El concepto de asertividad se refiere a la capacidad de expresar sentimientos, opiniones, creencias y necesidades de manera abierta y clara, directa y honesta, sin adoptar un tono agresivo y evitando sentimientos que reflejen ansiedad o violen los derechos del otro. Para l@s enfermes@s la asertividad es fundamental en el establecimiento de relaciones con pacientes y familiares de estos, así como con miembros del equipo con el que se trabaja. Como podemos observar la asertividad forma parte del proceso de comunicación y promueve la toma de decisiones independientes en cada faceta de la práctica de enfermería. En general, l@s enfermes@s que exhiben comportamientos asertivos tienen una autoestima positiva y fuerte, lo que les permite ser más adaptables y cumplir con sus retos educativos, esto se traduce en un mayor éxito tanto profesional como personal.

Muchas veces, dada la naturaleza que desarrolla el personal de enfermería se topa con un evidente desequilibrio entre las expectativas o logros irreales y las capacidades de cada persona por lo que se generan situaciones de baja autoestima y frustración. Existen algunos estudios que relacionan la baja autoestima de estudiantes de enfermería con comportamientos de riesgo como los son consumo de tabaco, alcohol y otras drogas, comportamientos sexuales de riesgo que causan embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual, comportamientos dietéticos inadecuados e inactividad física. Aquí algunos ejemplos de manifestaciones de autoestima baja:

  • Expresión de sentimientos negativos hacia sí mismo (“qué vergüenza estar así”, “me siento culpable de que el paciente no siga con la dieta que le propuse”, “qué inútil soy para realizar tal o cual técnica”), o exageradamente positivos hacia sí misma (“qué bien hago las cosas”, “todo me sale bien, soy la mejor”)
  • Comportamientos hacia los demás y ante los problemas de dependencia a relaciones personales, sumisión, conformismo, aislamiento, reacción exagerada ante las críticas, proyección de culpa hacia los otros, y dificultad para tomar decisiones, entre otros.
  • Comportamiento hacia uno mismo como hipercrítica, excesiva preocupación por las responsabilidades, descuido de la higiene, poco arreglo personal, etc.
  • Opinión sobre éxitos o fracasos en la vida, exagerar los fracasos y desvalorar los logros, atribuir el fracaso a uno mismo, atribución del éxito al azar o a otras personas.

Pero la baja autoestima no es irremediable existen estrategias para mejorar, las cuales van dirigidas a que la aceptación de sí mismo y adquirir destrezas necesarias para ser más competente en la vida y estar preparado para los retos. Estas conductas atienden a las habilidades sociales y comunicativas, necesarias para afrontar el estrés y para que la interacción con el entorno sea positiva. Estrategias para fortalecer la autoestima:

  1. Aceptación, atención y confianza en uno mismo es el primer objetivo a plantearnos. Reconocer nuestras virtudes y éxitos será lo primero en lo debemos reflexionar y trabajar.
    • Contestar preguntas como ¿De qué estoy orgullosa?, ¿Qué es lo que he realizado últimamente de lo que me siento feliz?, es un buen ejercicio.
  2. Para cambiar las emociones y pensamientos negativos que desencadenan una percepción negativa de sí mismo se utiliza la reestructuración cognitiva. Esta técnica identifica los patrones irracionales de pensamiento y los corrige por medio de la elaboración de pensamientos realistas del Yo, el mundo y las personas que nos rodean.
    • Pensamientos negativos como: “Tengo vergüenza de ser la persona que soy”, “Soy una inútil”, “Todo lo que hago lo hago mal”, “Me siento culpable de haber hecho o dicho esto”, “Lo que yo hago no tiene importancia”.
    • Reconozca estos pensamientos como negativos y equivocados, identifique la necesidad del cambio para sentirse mejor, y conteste las siguientes preguntas: ¿por qué pienso así?, ¿qué ventajas o beneficios me acarrea pensar de esta forma?, ¿qué probabilidad existe de que esto sea cierto? El objetivo es deshacerse de los pensamientos negativos y sustituirlos por positivos.
  3. Tomar conciencia sobre el papel que desempeña la autoestima en nuestra vida. Por ejemplo como enfermer@ identifique los beneficios personales que obtiene al realizar su trabajo, explique la trascendencia que supone “el ser enfermer@” en su vida. El objetivo es advertir los puntos positivos de la profesión y no centrarse en lo negativo.
  4. Solución de problemas, ser capaz de identificar y definir el problema determinado y formular objetivos realistas después de intentar varias soluciones posibles. Para ello se pueden analizar diferentes respuestas al problema y sus consecuencias, todo antes de actuar en la realidad.
  5. Desarrollar un entrenamiento asertivo, es decir, trabajar en desarrollar la capacidad de defender los derechos y valores propios, al tiempo que respetamos a los otros (aunque no se compartan). Saber escuchar es una herramienta para encontrar respeto y aceptación de los demás
  6. Promover el cambio, la evolución y la adaptación.

Uno de los objetivos de la educación en enfermería es entrenar profesionales autosuficientes y seguros de sí mismos con habilidades de resolución de problemas (pensamiento crítico) y un alto sentido de profesionalismo. Estas cualidades requieren tanto asertividad como una autoestima positiva.

Fuentes:

Epstein S. The implications of cognitive-experiential self-theory for research in social psychology and personality. Journal for the Theory of Social Behavior 1985;15:283-309.

Fundichely Quiala María, Zaldívar Rodríguez Ilsa. Autoestima en el personal de enfermería. Rev Cubana Enfermer.; 15(3): 184-189.

Muñoz-París M. J., Ruiz-Muñoz, A., Nivel de autoestima y correlación con comportamientos de riesgo en alumnos de la Universidad de Almería, Enfermería Clínica, Volume 18, Issue 2, March 2008, Pages 70-76.

Nesrin İlhan, Özge Sukut, Latife Utaş Akhan, Makbule Batmaz, The effect of nurse education on the self-esteem and assertiveness of nursing students: A four-year longitudinal study, Nurse Education Today, Volume 39, April 2016, Pages 72-78.

Torres A, Sanhueza O. Desarrollo de la autoestima profesional en enfermería. Invest. educ. enferm. 2006; (24)2: 112-119.

Anuncios