Por: Yiuvany Aguilar

Los enfermeros deben ejercer el máximo grado aprendido, deben ser socios e iguales de médicos y otros profesionales de la salud para rediseñar el cuidado de la salud, comunicándose y trabajando juntos para que el sistema sea más seguro y efectivo, centrado en el paciente, tomando en cuenta el contexto social, la cultura, necesidades específicas y valores, en un sistema que sea eficiente, reduciendo el desperdicio y conservando recursos.

Para lograr esto, los líderes deben alcanzar la excelencia en varias competencias, como son: involucrarse en trabajo de equipo con todos los profesionales de la salud; demostrar creatividad y flexibilidd durante los periodo de cambio de sistema; promover proactivamente ideas innovadoras dirigidas a crear un ambiente que conduzca a la salud y bienestar holístico del paciente; y apoyar un equilibrio apropiado entre trabajo y el auto cuidado holístico en las vidas de enfermeros y otros colegas.

Este mundo de rápido avance y cambio constante puede hacernos olvidar el cuidado holístico cuando nos encontramos en un papel de líder, en especial cuando se trata de nuevos líderes; si eres bueno en lo que haces, tus experiencias te recompensarán con promociones hacia responsabilidades más adminstrativas, pasando del trabajo al lado del paciente a una posición de liderazgo, sin educación o guía formal hacia el nuevo papel. Dado que la enfermería se enseña en un área determinada, tiende a crear ambientes de competencia, poder y jerarquías más que un espíritu de colaboración. Por tanto, nuestro papel como líderes es cambiar esa mentalidad hacia una de cuidado y respeto por el otro.

Empleando sabiduría, conocimiento, experiencia, amor, vulnerabilidad y curación, los líderes guiamos y movemos la profesión hacia adelante, aprovechando la energía del ambiente así como la interna, reflejándonos en el pasado, el presente y lo que deseamos que sea el futuro. Recordemos que todos somos líderes en algún punto de nuestras carreras y que como tal tendremos seguidores que apoyan nuestra visión del cambio. Nuestras expectativas son altas, creemos que nuestros líderes buscan lo mejor, y podemos olvidar que quien lidera lo hace en base a su experiencia de lo que le ha funcionado y en la forma en que opera de manera natural acorde a sus preferencias individuales.

El abordaje holístico toma una perspectiva global, que busca integrar todos los factores influyentes en una representación general de una situación. El resultado es una forma de simplicidad global, más allá de la complejidad detallada que existe dentro de una situación compleja, enfocándose en patrones generales que dan forma a una entidad así como a propiedades emergentes generadas de la integración de todas sus partes componentes propios de una situación naturalística como es el trabajo en el cuidado de la salud y las labores administrativas que nos guían.

Para trabajar efectivamente en una situación es necesario seleccionar un abordaje acorde a la situación. El enfoque holístico al liderazgo proporciona soluciones a muchas organizaciones con problemas creados por el reduccionismo, creando un desempeño alto y sostenido en situaciones naturalísticas, con múltiples influencias e interrelaciones entre departamentos y personas.

Una de las principales razones por las que el abordaje holístico es efectivo en situaciones naturaísticas se relaciona con el principio de optimización de sistemas, el cual establece que un sistema complejo es usualmente posible solo optimizar una cosa, por lo que si la entidad es optimizada como un todo, cuando se ven sus elementos aislados estos pueden aparecer subóptimos. Esto está bien, en tanto los diferentes niveles de suboptimización de los elementos individuales contribuya a un mejor desempeño de todo el sistema.

Como líderes holísticos, manejamos varios principios:

  • La inclusividad, que se construye en habilidades de comunicación y colaboración. Este no es mi equipo, es nuestro, y estamos en esto juntos.
  • Dar sentido al encuadre, que involucra ayudar a entender e interpretar los eventos a otras personas, con base en estrategia organizacional, comunicación, colaboración y apoyo. Presento una visión basada en la colaboración y el diálogo.
  • Atención al resultado final, a pesar de las limitantes en recursos, mediante el manejo de recursos, estrategia organizacional y apoyo. Mis decisiones se basan en el resultado esperado, con los recursos disponibles.
  • Pensamiento de sistemas, que también se enfoca en la estrategia organizacional y en la comunicación, pero que incluye el profesionalismo. Veo las conexiones entre las acciones y las reacciones, aunque no sean evidentes.

Y gracias a ellos podemos valorar y revalorar la institución para determinar los tipos de competencias requeridos en base al contexto actual y al cambio deseado, construyéndolas en el personal a través del desarrollo profesional que se traduzca en mayor capacidad como grupo, la práctica diaria y a mediano plazo.

Obviamente, esto genera en el líder un enorme nivel de estrés. Si se trata de un nuevo líder enfermero, en transición a su primer papel administrativo, un especialista clínico asumiendo un papel de líder clínico, o un líder establecido en un papel ejecutivo, es importante practicar estrategias de manejo del estrés para mantener una atmósfera de calma y proporcionar la inspiración necesaria para guiar y apoyar al equipo de enfermería, especialmente en situaciones desafiantes y llenas de tensión.

Aunque el estrés puede ser útil en múltiples contextos, cuando es manejado de manera poco efectiva y permanece muy alto y por mucho tiempo puede contribuir a enfermedades físicas y psicológicas (enfermedad cardiovascular, desórdenes de ansiedad, hipertensión, cáncer, enfermedades respiratorias, lesiones accidentales, cirrosis hepática, alteraciones inmunitarias, suicidio, diabetes, alcoholismo y violencia, solo por nombrar unas cuantas).

Tenemos estresores fisicoquímicos, sociales, biológicos y mentales, que afectan nuestro niveles de estrés, dependiendo de la duración, la frecuencia y/o el grado de los mismos, y que derivan en fatiga, cambios en los niveles de sociabilidad, cambios en el apetito, incremento en la irritabilidad y la ansiedad, uso de alcohol, fármacos o tabaco, dolores corporales no causados por ejercicio, cambio en los patrones de sueño, cambio en patrones conductuales o emocionales, incapacidad para enfocarse en las labores o para concentrarse, depresión, etc.

Para trascender el estrés y salir de este cuadro poco atractivo, los enfermeros líderes deben comprenderse en cuerpo, mente y espíritu para reflejar y darse cuenta de como equilibrar estas partes de la existencia dentro de sí, y para determinar en donde necesitan enfocarse para superar dicho estrés y equilibrar sus vidas. Lo ideal es identificar los síntomas de estrés que comienzan a manifestarse, reconociendo las formas no saludables en que actualmente se trata de manejarlo y hacer el compromiso para mejorar, o mejor aún, prevenir y trascender el estrés antes de que los síntomas aparezcan.

Dentro de las estrategias que el líder holístico puede emplear para trascender el estrés propio de su labor diaria, están:

  • Alimentarse conscientemente, lo que incrementa el conocimiento de lo que se come y el sabor del mismo, aprendiendo a planear horas regulares, seleccionar alimento saludables, emplear los sentidos al máximo y comer hasta un cierto grado de saciedad.
  • Actividad física regular, una de las mayores influencias en la reducción del estrés físico, seleccionando el tipo de actividad que mejor se adapte a nuestros intereses y disponibilidad de tiempo y espacio.
  • Terapias de contacto, con y sin manos, que ayudan con la relajación y el flujo energético, liberando la tensión.
  • Relajación, invocando pensamientos tranquilos y pacíficos que ayudan a sentirse relajado, además de respiración profunda, relajación muscular y meditación.
  • Imaginación, empleando el poder de la mente para reducir el estrés imaginándose a sí mismo en un lugar tranquilo y confortable.
  • Musicoterapia, en donde la música relajante reduce la producción de hormonas asociadas al estrés e induce la cama.
  • Arteterapia, en donde el sí artístico se manifiesta en dibujos, escritura, poesía, danza, escultura, artesanías o música, que ayuda a disfrutar, enfocarse y reconectarse con uno mismo.
  • Aromaterapia, que en conjunto con otras estrategias, ayuda a reducir la agitación, el estrés y los niveles de ansiedad.
  • Empoderar a otros, como corresponde a los líderes transformacionales, que motivan a su equipo a desempeñarse con excelencia, y que ha mostrado reducir e estrés, mayores tasas de reclutamiento y altas tasas de retención, mediante la promoción de un ambiente de sanación en el cual el trabajo será menos estresante para el líder y para el equipo.
  • El humor, para disminuir la tensión y mejorar la moral.
  • Declaraciones de afrontamiento, para contrarrestar los pensamientos que nos alteran, con afirmaciones que no necesariamente son ideas positivas, sino que son realistas, usualmente desafíos a pensamientos específicos y que pueden ser usados en cualquier momento para dejar de estar molestos, preocupados, deprimidos, enojados, culpables, avergonzados, frustrados, etc.
  • Cambiar la ansiedad por preocupación, ocupándose en el problema real y buscando la mejor y más pronta solución, manteniendo el control.

Los enfermeros líderes holísticos necesitan crear y apoyar ambientes de sanación dentro y fuera de sí mismo en todas las áreas de sus vidas, promoviendo la serenidad, facilitando sus habilidades para desempeñarse como líderes efectivos, empoderar al equipo de enfermería y proporcionar un ambiente óptimo para los pacientes.

Fuentes:

Eddy, Pamela L. “A holistic perspective of leadership competencies.” New Directions for Community Colleges 2012.159 (2012): 29-39.

Taliaferro, Donna. “Holistic Leadership.” Journal of Holistic Nursing 32.4 (2014): 248-249.

Anuncios