Por: Yiuvany Aguilar

La espiritualidad es un concepto que los líderes de enfermería no suelen abordar en parte porque no saben cómo llevar a cabo esta función, ya que si bien es elemento esencial de la vida humana, tiene un alto grado de abstracción y complejidad  y además afecta de manera directa la respuesta de los pacientes a la atención.

En un principio la espiritualidad era un concepto incorporado como elemento de los cuidados. Florence Nightingale creía que la espiritualidad no se refería a una religión específica, sino que tenía un propósito práctico:

La manera de vivir con Dios es vivir con Ideas, no sólo pensar en ideales, sino hacer y sufrir por ellos. Aquellos que tienen que trabajar con personas deben contar con un Ideal Espiritual, un propósito, siempre presente. El estado “místico” es la esencia del sentido común.

Pero en la década de los 80’s, cuando se intensifica la medicalización y secularización de la salud, la dimensión espiritual del cuidado pasa a un segundo plano a pesar de que se reconocía su impacto positivo en la salud. Error que hoy día se está tratando de corregir en un intento por recuperar  “lo humano” del cuidado de la salud.

Empezaremos por analizar lo que es la espiritualidad, esta se ha descrito como un amplio concepto que incluye:

  • Los valores y creencias de la persona, realzando los rasgos de honestidad, amor, cuidado, sabiduría, imaginación y compasión;
  • La existencia de una entidad superior, guía espiritual o trascendencia mística; se puede incluir a la religión pero no está limitada a esta.
  • Un equilibrio fluido y dinámico que crea un vínculo entre el espíritu y el cuerpo, lo objetivo y lo subjetivo, lo lógica y lo inexplicable.

Otros la definen como “una expresión de la capacidad de desarrollo para la auto-trascendencia” o simplemente como una relación con un ser supremo que dirige creencias y prácticas cuyas consecuencias son el amor, la fe, la esperanza y un propósito para ser.

La definición de espiritualidad varía en cada situación, sin embargo es una fuerza que da sentido a la vida y es una manera de lidiar con lo que no podemos explicar. De ahí, que en situaciones de enfrentar la enfermedad y la muerte adquiera una mayor importancia.

Morir debería ser una experiencia tan natural como el nacimiento, sin embargo cuando esta va acompañada de sufrimiento como en el caso de pacientes con una enfermedad crónica terminal se vuelve una situación de crisis. Donde se generan preguntas esenciales (¿Por qué a mí?, ¿Qué puedo esperar?), se analizan los logros y fracasos, se replantean los valores y actitudes, en resumen se conforma una nueva identidad. Este proceso debe ser significativa para quien lo está experimentando y debe ser una época en que se encuentra significado en su sufrimiento y tienen varias dimensiones que deben estar dirigidas y orientadas por el cuidador. Estas dimensiones son:

  • Física (dolor y control de los síntomas);
  • Psicológica (ansiedad y depresión);
  • Social (sentimiento de aislamiento de los amigos y la familia, sentirse demasiado fatigado para participar en actividades sociales);
  • Espiritual.

Todos los individuos tienen necesidades espirituales, independientemente de las creencias religiosas o la filosofía de vida personal. Y la experiencia de una enfermedad crónica a largo plazo, puede ser el momento en el que las necesidades espirituales antes desapercibidas o descuidadas se hacen evidentes. Muchas personas con enfermedades crónicas “han identificado la espiritualidad como un recurso que promueve la calidad de vida”.

Las necesidades espirituales pueden manifestarse en una multiplicidad de formas, dependiendo de la teología particular de la persona, su tradición religiosa o su comprensión filosófica del significado y el propósito de la vida. Para el adherente de uno de los grupos religiosos occidentales monoteístas, el judaísmo, el cristianismo o el islam, las necesidades espirituales generalmente se asocian con la relación de uno con Dios. En diversos estudios se ha identificado a Dios en la vida del creyente como la fuente de “significado y propósito, amor y perdón”, la ausencia de creencia en cualquiera de estos factores resulta en una necesidad espiritual. Las necesidades espirituales también pueden incluir la esperanza y la creatividad, así como la tranquilidad y la autoestima.

El primer paso en la planificación del cuidado espiritual del paciente es la realización de una evaluación de las necesidades espirituales y aunque esta evaluación puede ser fácilmente realizada por el personal de enfermería, es a menudo en esta etapa de intervención que surgen dificultades. Es necesario que el personal de enfermería desarrolle una comprensión y comodidad con sus propias creencias espirituales para estar a gusto discutiendo asuntos espirituales con otros.

La evaluación de las necesidades espirituales se puede hacer formalmente en el contexto de la investigación de enfermería mediante instrumentos ya establecidos (p.ej. Spiritual Assessment Scale – SAS), o informalmente a través de la interacción con el paciente y la familia. El nivel de desarrollo espiritual del enfermo y su tradición y práctica religiosa son cuestiones importantes a explorar. En un estudio sobre las percepciones de enfermeras sobre las necesidades espirituales de los pacientes, se identificaron los conceptos más importantes entre los que están la fe (en creencias religiosas), paz (fuerza interior), esperanza y confianza (en la importancia de las prácticas religiosas).

Atender las necesidades espirituales de los pacientes con enfermedades terminales se logra por medio de apoyo, amabilidad, respeto, comprensión, consuelo, comunicación clara, afirmación y atención lo que puede disminuir la ansiedad y la depresión, e incluso mejorar la respuesta a un tratamiento dado. Sin embargo, estas actividades deben ser manejadas con sensibilidad, y estar atentos a la gravedad de los síntomas del paciente, tales como dolor, náuseas o fatiga. Los comportamientos de cuidado espiritual apropiados para los pacientes pueden incluir sentarse tranquilamente en la cama del paciente por un breve período, decir una oración corta en voz alta o silenciosa, o compartir un pasaje reconfortante que puede ayudar a enfocar al paciente lejos del sufrimiento.

Para pacientes ateos o agnósticos que están luchando para encontrar un estado de salud espiritual, hacer frente a los síntomas agudos de una enfermedad crónica terminal puede expresarse de manera muy diferente y, para algunos, puede ser mucho más difícil. Sin embargo, los pacientes con tales creencias también tienen necesidades espirituales, y las enfermeras deben ser creativas y compasivas en la realización de la evaluación y las intervenciones.

La espiritualidad requiere que el líder de enfermería se capacite en las siguientes competencias:

  1. Conciencia del paciente
  2. Conectividad para apreciar las relaciones con el paciente
  3. Criticidad que implica pruebas positivas de las diferencias
  4. Compromiso con el paciente, propósito y proyecto
  5. Comunicación y compromiso para proveer un contexto de cuidado que desarrolle relaciones de confianza
  6. Carácter para enfatizar las cualidades que fortalecen la espiritualidad (posibilitar una acción responsable y de liderazgo)
  7. Creatividad para tomar medidas que ayudan a los pacientes a sentirse reconocidos y valorados, por lo tanto la espiritualidad abarca el cuidado físico y las relaciones de cuidado tanto como los sentimientos o las ideas.

La espiritualidad debe estar en el centro de la gestión organizacional, el liderazgo de enfermería y el cuidado del paciente. Los líderes de enfermería de hoy deben abrazar este concepto de espiritualidad ellos mismos para inculcarlo en sus enfermeras. La unidad de la ciencia y la espiritualidad y su aplicación a la práctica realmente apoya la atención de calidad del paciente y una experiencia positiva del paciente.

Lecturas.

Breitbart W, Gibson C, Poppito SR, Berg A. Psychotherapeutic interventions at the end of life: a focus on meaning and spirituality. The Canadian Journal of Psychiatry. 2004 Jun;49(6):366-72. https://ww1.cpa-apc.org/Publications/Archives/CJP/2004/june/breitbart.asp

Escobar LM. Validez y confiabilidad de la versión en español de la escala de evaluación de la espiritualidad y el cuidado espiritual. Revista Colombiana de Enfermería. 2015 Oct 31;11(10):34-44. https://www.researchgate.net/publication/293193167_Validez_y_confiabilidad_de_la_version_en_espanol_de_la_Escala_de_Evaluacion_de_la_Espiritualidad_y_el_Cuidado_Espiritual

Galiana L, Oliver A, Gomis C, Barbero J, Benito E. Cuestionarios de evaluación e intervención espiritual en cuidados paliativos: una revisión crítica. Medicina paliativa. 2014 Jun 30;21(2):62-74. http://www.elsevier.es/es-revista-medicina-paliativa-337-articulo-cuestionarios-evaluacion-e-intervencion-espiritual-S1134248X1300058X?redirectNew=true

Koenig HG. A commentary The role of religion and spirituality at the end of life. The Gerontologist. 2002 Oct 1;42(suppl 3):20-3. https://academic.oup.com/gerontologist/article/42/suppl_3/20/569210/A-CommentaryThe-Role-of-Religion-and-Spirituality

Puchalski CM. Spirituality and end-of-life care: a time for listening and caring. Journal of palliative medicine. 2002 Apr 1;5(2):289-94. http://www.spiritualcare.org.il/upload/document/Spirituality%20and%20End-of-Life%20Care.pdf

Puigarnau AP, Gutiérrez JB, Sopena RB, Oliver EB, París MG, Méndez JM, DEL POZO RR, BRAVO CT. ¿ Cómo perciben los profesionales de paliativos las necesidades espirituales del paciente al final de la vida?. Medicina paliativa. 2008;15(4):225-37. https://www.researchgate.net/profile/Enric_Benito/publication/287118822_How_do_palliative_care_professionals_perceive_the_spiritual_needs_of_patients_at_the_end_of_life/links/56d4c0b508aed6a7b275cb84.pdf

Swinton M, Giacomini M, Toledo F, Rose T, Hand-Breckenridge T, Boyle A, Woods A, Clarke F, Shears M, Sheppard R, Cook D. Experiences and expressions of spirituality at the end of life in the intensive care unit. American journal of respiratory and critical care medicine. 2017 Jan 15;195(2):198-204. http://www.3wishesproject.com/wp-content/uploads/2015/11/Experiences-and-Expressions-of-Spirituality-At-the-End-of-Life-in-the-Intensive-Care-Unit-.pdf

 

Anuncios