Por Yiuvany Aguilar

Mindfulness  tiene diferentes traducciones al español, todas con palabras compuestas y las más comunes son Atención Plena, Conciencia Plena, Presencia Mental, Presencia Plena o Conciencia Abierta entre muchas otras. La Atención Plena o Mindfulness es un concepto emergente en el cuidado de la salud que ha ganado interés sustancial en las comunidades de investigación durante las últimas décadas. El concepto proviene de la filosofía budista oriental de hace 2,600 años, la Atención Plena o Mindfulness se enseña como medio para aliviar el sufrimiento humano y cultivar la compasión. El alivio del sufrimiento es una preocupación universal y es particularmente relevante en el campo de la atención de la salud donde existe un amplio contacto con el sufrimiento, aunado a la propia lucha para mantener la salud y el bienestar. La práctica de Atención Plena o Mindfulness está siendo adoptada por la medicina occidental y la psicología, como una perspectiva secular con aplicación principal. A la fecha se ha acumulado evidencia empírica de que los programas y prácticas de Mindfulness pueden mejorar la salud física y psicológica y promover el bienestar general en muchos entornos de salud.

A pesar de la creciente atención, el concepto de Mindfulness sigue siendo ambiguo y abstracto. Existen autores que sugieren que las prácticas de Mindfulness promueven “un enfoque holístico de auto-regulación de la salud, congruente con los valores y creencias de enfermería”, y se afirma que el Mindfulness tiene el potencial de incluirse en los niveles de educación, en la práctica y en la investigación en enfermería. Sin embargo, para integrar el Mindfulness más directamente en la disciplina de la enfermería, se requiere una comprensión más clara del concepto.

Jon Kabat-Zinn fue quien desarrolló el primer programa estandarizado basado en prácticas de Atención Plena o Mindfulness en 1979 en la Escuela Médica de la Universidad de Massachussets, y se le ha atribuido en gran parte a la integración del Mindfulness a los entornos sanitarios occidentales. El  programa de reducción del estrés basado en Mindfulness o MBSR (siglas en ingles Mindfulness-based  stress reduction) comprende sesiones grupales diarias, retiros silenciosos y el compromiso de practicar Mindfulness durante 45 minutos 6 días a la semana. El programa de MBSR se ha utilizado en numerosas investigaciones y la evidencia sugiere que el Mindfulness favorece a una gran variedad de poblaciones clínicas, incluyendo pero no limitado, a la mejora del dolor crónico y relacionado con el cáncer, trastornos del sueño, trastornos alimentarios, psoriasis y una variedad de trastornos psicológicos.

El Mindfulness está compuesto por atributos sutiles íntimamente conectados entre sí:

  1. Atención al momento presente. Este concepto es difícil de entender fuera del ámbito de la experiencia, sin embargo consiste en centrarse en el momento presente, en lugar de estar pendiente del pasado (p.ej. recordando conversaciones anteriores) o del futuro (perspectivas, miedos y deseos) manteniendo las cualidades de conciencia, aceptación y atención de cada momento.
  2. Conciencia. Se refiere a la capacidad de llegar a ser profundamente conocedor de sí mismo en medio de lo que se experimenta momento a momento, dicho de otra manera es monitorear constantemente el ambiente no solo físico sino también mental (pensamientos, emociones y sensaciones corporales) y saber dónde estamos parados. Esta práctica proporciona una mayor habilidad para reflexionar y responder de manera sana a determinada experiencia a medida que ocurre.
  3. Aceptación. Ser capaz de aceptar lo que surge sin juzgar, resistir o evitar, lo cual es particularmente importante y es otro atributo definitorio del Mindfulness. En lugar de reaccionar de manera abrupta, se desarrolla la habilidad de ser testigo de la experiencia, de aceptar lo que surge, y responder en vez de reaccionar a la situación. Esto favorece el acercamiento compasivo al yo y al otro en medio de experiencias incómodas o desafiantes. Cuando se puede aceptar lo que sucede momentáneamente sin evaluarlo como «bueno» o «malo», se puede, ofrecer un enfoque más equilibrado a la situación.
  4. Atención. El permanecer consientes requiere indiscutiblemente el estar atentos, es decir, tener la capacidad de permanecer en la experiencia del momento. No es fácil hacer un esfuerzo para enfocarse en lo que está ocurriendo en el presente, en lugar de mantenernos funcionando automáticamente y embebidos en pensamientos pasados o futuros. Se dice que la atención es estar receptivo a todo el campo de la conciencia enfocándose en lo que surge en el momento sin distraerse o perderse en los pensamientos.
  5. Proceso transformador. El Mindfulness es un “proceso de afirmación de vida”. Conocer nuestras experiencias (físicas y mentales) es un paso crucial hacia una vida más integrada. A través del Mindfulness puede obtener acceso inmediato a recursos internos para la comprensión, la transformación y la curación.

La enfermería ha sido universalmente reconocida una de carrera estresante, dado que la naturaleza del trabajo requiere de una sofisticada habilidad técnica, vigilancia y juicio bajo condiciones de intensa presión. El estrés tiene efectos deletéreos en la salud física y mental del personal de enfermería, incluyendo los efectos en los sistemas cardiovascular y gastrointestinal, y conduce a tensión muscular, dolores de cabeza, trastornos del sueño, irritabilidad, ansiedad y depresión. Esto sin contar que el estrés en el lugar de trabajo puede llevar al agotamiento y a la fatiga de la compasión, lo que interfiere con la habilidad del personal de enfermería para enfocarse con atención, pensar con claridad y brindar atención óptima al paciente.

El entrenamiento de Mindfulness puede ser un componente significativo de los programas de bienestar integral para las enfermeras. Por ejemplo, los grupos de enfermería en riesgo que pueden beneficiarse del entrenamiento de Atención Plena o Mindfulness incluyen a recién graduados, enfermeras mayores que trabajan turnos extendidos y enfermeras con alto riesgo de fatiga de compasión, como las que trabajan en oncología, cuidados intensivos pediátricos y unidades de cuidados intensivos neonatales.

Existen diferentes métodos que se pueden elegir para practicar Atención Plena o Mindfulness, el primero es la Meditación basada en Mindfulness o MBM, este es un proceso de entrenamiento mental en el que la mente funciona minuto a minuto sin juzgar. En esta práctica la mente o conciencia está separada del cerebro, y la definimos como el conjunto de pensamientos, experiencias, expectativas y percepciones de una persona. Entonces tenemos que el cerebro es un objeto animado que puede ser medido, visualizado y tocado, mientras que la mente o conciencia, es sin forma y sin fronteras. Por ejemplo, nuestra mente o conciencia puede vacaciones en la playa, mientras que nuestro cerebro está atrapado en la oficina. La MBM redirige la mente a un nivel de mayor conciencia, donde se promueve el observar intensamente nuestros pensamientos y emociones, pero luego debemos dejarlos pasar sin juzgarlos o sumergirnos en ellos. La analogía utilizada más simple es como mirar el cielo en un día despejado; las nubes y los pájaros se moverán a través del campo de visión, pero no se quedarán. Del mismo modo, los pensamientos negativos entrarán en la mente, pero MBM reorienta al individuo hasta el presente y amplía la autoconciencia permitiendo que los pensamientos negativos pasen como las nubes a través del cielo.

EL segundo es a través de programas de Reducción del Estrés Basado Requisitos de la práctica o MBSR, existen cursos altamente estructurados que enseñan MBM y yoga, como por ejemplo los impartidos por Center for Mindfulness – UMass Medical School (http://www.umassmed.edu/cfm/) donde a los participantes se les asignan tareas diarias de meditación, yoga y ejercicios de investigación para aumentar el poder de observación; estos ejercicios incluyen explorar el cuerpo primero centrando la atención en la respiración y luego en cada sección de este. Durante la exploración corporal, se  reflexiona metódicamente sobre cada parte, se observan las sensaciones y luego se relaja intencionalmente cada parte del cuerpo. También se enseña la meditación con el objetivo de  centrarse en el presente y no pensar en nada más que simplemente existir. Se instruye a los participantes a incorporar la meditación en sus vidas diarias para que las actividades rutinarias se conviertan en una práctica meditativa.

Las prácticas de Atención Plena o Mindfulness, aunque aparentemente simples, son bastante desafiantes ya que se requiere un gran esfuerzo para estar presente de una manera comprometida y saludable, especialmente cuando surgen de experiencias incómodas. Y aunque se han mencionado sus efecto beneficiosos, no todos los estudiosos coinciden en que cualquier persona puede practicar Mindfulness, por ejemplo no se aconseja a aquellas personas con ciertos diagnósticos psicológicos como casos de psicosis o suicidas. Constantemente se afirma que el compromiso, el tiempo dedicado a la práctica, la paciencia y la persistencia con la que uno está dispuesto a practicar una y otra vez son necesarios para desarrollar con éxito el Mindfulness. También se identifica que estas prácticas necesitan ser hechas sin apego al resultado, se sugiere que la práctica no es por su naturaleza orientada a objetivos, sino “con el objetivo de ser cada vez más conscientes de cómo nos acercamos a nosotros mismos y a los que lideramos”.

Lecturas.

Brown, Kirk Warren, and Richard M. Ryan. “The benefits of being present: mindfulness and its role in psychological well-being.” Journal of personality and social psychology 84.4 (2003): 822. http://selfdeterminationtheory.org/SDT/documents/2003_BrownRyan.pdf

de Atención, Celia Jiménez García Epidemióloga, and Primaria Distrito Sanitario Córdoba-Guadalquivir. “Mindfulness en enfermería de atención primaria y su relación con el estrés laboral.” http://www.nure.org/OJS/index.php/nure/article/download/1014/740

Horner, Janice K., et al. “A pilot study to evaluate mindfulness as a strategy to improve inpatient nurse and patient experiences.” Applied Nursing Research 27.3 (2014): 198-201. https://drive.google.com/file/d/0B7BE_j-6RncXeHZuOGFHOURBeGs/view?usp=sharing

Irving, Julie Anne, Patricia L. Dobkin, and Jeeseon Park. “Cultivating mindfulness in health care professionals: A review of empirical studies of mindfulness-based stress reduction (MBSR).” Complementary therapies in clinical practice 15.2 (2009): 61-66. https://www.researchgate.net/profile/Julie_Irving4/publication/24253554_Cultivating_mindfulness_in_health_care_professionals_A_review_of_empirical_studies_of_mindfulness-based_stress_reduction_MBSR/links/0deec534ef2824a05b000000.pdf

Pipe, Teresa Britt. “Illuminating the inner leadership journey by engaging intention and mindfulness as guided by caring theory.” Nursing Administration Quarterly 32.2 (2008): 117-125. http://journals.lww.com/naqjournal/Abstract/2008/04000/Illuminating_the_Inner_Leadership_Journey_by.8.aspx

Praissman, Sharon. “Mindfulness‐based stress reduction: A literature review and clinician’s guide.” Journal of the American Academy of Nurse Practitioners 20.4 (2008): 212-216.

Ramal López, Josefa María. “Intervenciones enfermeras para la reducción de estrés con Mindfulness: Una revisión bibliográfica.” (2015). https://acceda.ulpgc.es:8443/bitstream/10553/19327/5/Mindfulness_TFG.pdf

Ratanasiripong, Paul, et al. “Stress and anxiety management in nursing students: biofeedback and mindfulness meditation.” Journal of Nursing Education 54.9 (2015): 520-524. https://www.researchgate.net/profile/Paul_Ratanasiripong/publication/281515709_Stress_and_Anxiety_Management_in_Nursing_Students_Biofeedback_and_Mindfulness_Meditation/links/560acb7e08ae840a08d67270.pdf

 

Anuncios