Obtener la licencia de enfermería fue un gran logro y un gran inicio de mi vida profesional, nuevas puertas se abrieron, nuevos retos se presentaron y en el camino fui entendiendo la verdadera filosofía de la enfermería, la verdadera esencia del porque elegí esta carrera casi sin darme cuenta.

Las puertas de la Escuela de Enfermeras de Tarma-Junín (Perú), se abrieron para darme la oportunidad de estudiar y seguir mis sueños, al frente estuvieron grandes maestros que marcaron mi caminar con sus enseñanzas y consejos.

Mi experiencia en el Instituto de Enfermedades Neoplásicas  hizo que me inclinara por el cuidado a pacientes con enfermedades crónicas, habiendo obtenido cierta experiencia en el campo de la oncología me incline a realizar mi especialidad en cuidados de pacientes con enfermedades nefrológicas en la Universidad Peruana Cayetano Heredia, fue una enriquecedora experiencia, ahí se crearon grandes lazos de amistad y compañerismo con profesionales de alto nivel académico y gran calidad humana.

Combinando mi trabajo en  oncológica, y la parte clínica en nefrología,  fui descubriendo el enorme desgaste físico y emocional  que sufre el personal que interactúa con el paciente y con la familia especialmente los que están al cuidado de pacientes terminales, fue eso lo que me impulso a trabajar con los asistentes de enfermería y equipo de salud, quienes estaban al cuidado de dichos pacientes, fue ahí que decidí  brindarles algunos recursos que puedan ayudar a manejar el estrés y la presión laboral,  entendí que para poder cuidar a los demás primero debemos cuidarnos  nosotros, vi una necesidad urgente de invertir en nuestro cuidado para poder cuidar de  los demás.

Por circunstancias personales me mude a los Estados Unidos; un mundo completamente nuevo para mi, empezando por el idioma, la cultura, costumbres, prácticamente debía empezar a construir una nueva vida, con diferentes patrones.

Me aferre a la idea de continuar mi carrera de enfermería  y gracias al apoyo de mi familia nuevamente logre registrarme como enfermera en el estado de California, vencí algunos grandes miedos como era el tener que adaptarme a un nuevo idioma y el tener que cuidar a pacientes con una diversidad multicultural, lo cual fue un reto aun mayor pues cada individuo representa una cultura diferente y un plan diferente.

Tuve un gran entrenamiento antes de empezar a trabajar, por lo cual estoy muy agradecida, tome mucha atención a cada detalle, sin embargo ya en el campo de acción las cosas resultaron diferentes, sentía que pese a tener el conocimiento y la voluntad de brindar una gran calidad de atención sentía que faltaba algo que terminara por complementar mi máximo potencial.

Fue entonces que decidí certificarme como Instructora de “Meditación del Sonido Primordial” en el centro de Instructores del Dr. Deepak Chropra, mi admiración por el, durante años hizo que eligiera este camino con la certeza que eso ayudaría a un mejor autoconocimiento de mi misma y un re-descubrimiento de mi mundo interior y así fue.

Luego continúe con la certificación como facilitadora e instructora del taller “ Heal your life”, basada en la filosofía de Louise Hay; con estos dos entrenamientos  me sentí muy fortalecida, empecé a usar recursos simples para manejar el estrés y la presión del trabajo , y empecé a ver el mundo de manera muy distinta, inmediatamente note un gran impacto en mi manera de brindar los cuidados a mis pacientes y la interacción con mis colegas mejoro sustancialmente, y esto me ayudo de encaminarme por el camino correcto.

Como miembro de la Sociedad Americana de Enfermeras Holísticas, pude ver que la aplicación de medidas alternativas o complementarias se van incorporando cada vez mas con mayor frecuencia dentro del plan de cuidado de los pacientes, es ahí donde juega un rol importante la parte emocional de cada ser humano, el verlo como un ser integral; esto reafirma mi convicción que el uso de la meditación, yoga, oración, danza o cualquier otro recurso con el que el paciente se sienta cómodo puede dar buenos resultados y que también nosotros nos podemos beneficiar de ello.

Como Enfermera Hispana siempre estoy pendiente de las cosas que suceden alrededor de la Enfermería a nivel de Latinoamérica, y por que no decir a nivel mundial, he aprendido que hoy en día no hay barreras para poder comunicarnos, y con la ayuda de las redes sociales se pueden lograr grandes cosas, veo que la enfermería es capaz de ganar visibilidad, hay muchos enfermeros haciendo su parte con gran profesionalismo y entrega.

Desde mi perspectiva quiero aportar con un mensaje de unión y cooperación, el sentir que todos estamos unidos por una misma misión y filosofía, se que los enfermeros somos lideres potenciales y que podemos liderar desde donde estemos.

El líder John Maxwell me sirve de inspiración y gracias a sus enseñanzas en la universidad de JMT, quiero llevar un mensaje a todos los profesionales de la Enfermería y de salud en general para generar un gran cambio primero internamente y luego expresarlo al mundo, principalmente ver reflejado en nuestros pacientes.

Este blog esta abierto a sugerencias y participación de cualquier enfermero que quiera enviar un mensaje inspirador para nuestros colegas; contamos con colaboración de colegas de gran trayectoria una de ellas es la Lic. Maricarmen Alfaro, enfermera peruana, excelente ser humano y gran profesional especialista en Cuidados Paliativos con educación internacional, y la Lic. Lilia Aguilar, enfermera peruana con amplia experiencia en el cuidado de pacientes oncológicos, su calidad humana es excepcional, siempre atenta a las necesidades de los pacientes y las familias y una amiga incondicional.

Enfermería avanza y es capaz de generar cambios impactantes para toda una sociedad.

Bienvenidos a Enfermeros Líderes el Blog.

Yiuvany Aguilar Onofre.