En mi primer día como enfermera en el servicio de medicina y cirugía en un hospital de en los Estados Unidos, estaba súper nerviosa y con muchas inseguridades respecto al inglés, si bien me había entrenado y aprendido el inglés en el campo de acción. No sentía que estuviera lista para asumir el cuidado de pacientes yo sola, sin embargo mi momento había llegado; en el reporte después de relatar todo respecto a mi paciente la enfermera de la noche remarcó que el paciente estaba algo confuso, al momento de pasar  las medicinas quería estar segura que el paciente podía deglutir sin riesgo a atorarse, entonces con mucha confianza en mí inglés le pregunté: “Are you able to swallow  pillows?

El paciente abrió  tan grande los ojos y me dijo algo nervioso: “No”, casi al mismo tiempo, el paciente de al lado se hecho a reír a carcajadas y dijo en voz alta y en inglés : “Con razón que no hay almohadas en el piso porque las enfermeras se las dan a los pacientes como snacks”, me di cuenta de mi error enseguida (yo había dicho pillows en vez de pills) y nos  reímos juntos, y por cierto el paciente estaba más cuerdo que yo.